Ir al contenido principal

Entrevista a Joe Strummer por Campino

Entrevista en el recuerdo. Año 2001, como entrevistador para la revista SZ, Campino, cantante de los Hosen y algo experimentado haciendo entrevistas. Del otro lado Joe Strummer que creo que no necesita ninguna presentación, pero por si hay algún despistado, es el cantante de The Clash!




Campino: Joe, han pasado veinte años desde que estuviste en la cima del éxito, y ahora no parece que estés frustrado por eso. Parecés muy relajado...

Strummer: Sí, lo estoy. Tengo 49 años ahora y vivo en Somerset. Sólo voy a la ciudad si es absolutamente necesario y por las tardes disfruto de una o dos cervezas. Actualmente estoy satisfecho de todo lo que me ha pasado.

C: Y eso viene desde el vocalista de la banda punk más importante de todos los tiempos, que fue nada menos que una llamada al derrocamiento del gobierno británico.

S: Sí, eso fue gracioso en ese entonces.

C: Tu banda, The Clash, se sigue considerando como un gran ejemplo en la música política.

S: Sí, gracioso, ¿no?

C: ¿Qué tiene de gracioso? Muchos de tus discos fueron como panfletos políticos. Ellos protestaban contra Margaret Thatcher, contra los Neo-Nazis, contra la guerra de Malvinas y las armas nucleares. Uno de tus discos comenzaba con las palabras "Este es un anuncio del servicio público – con guitarras." Siempre hemos pensado que eso fue The Clash: avisos oficiales con guitarras.

S: Hice eso como un chiste. En Estados Unidos hay anuncios públicos de seguridad en cada poste de luz. Esa fue la razón que había detrás. A veces uno hace un chiste y todo el mundo lo toma como algo realmente serio. Así es cómo nacen los malentendidos.

C: Pero las cuestiones políticas jugaron un rol importante para The Clash, ¿no? ¿Discutían tales cuestiones dentro de la banda?

S: No, nunca. Siempre hablábamos de música. Con eso ya era bastante complicado. Sólo dos de nosotros podrían actualmente tocar instrumentos correctamente: Mick Jones, el guitarrista y Topper Headon el baterista. El bajista Paul Simonon y yo no teníamos mucha idea musical. Fue suficientemente duro tratar de que nos enseñaran a tocar un acorde mayor. Ninguno de nosotros tenía idea acerca de política o sistemas políticos. No estábamos interesados en eso.

C: Sin embargo te subías al escenario usando remeras de las Brigadas Rojas de Italia o con símbolos de la organización alemana RAF. ¿Era un intento de provocación repentina?

S: Yo mismo hice esa remera en 1978...

C: ¿...la legendaria remera con el logo de las Brigadas Rojas?

S: Sí. Había algo en la tele acerca del secuestro del primer ministro de Italia, Aldo Moro. Y pensé que el logo de los secuestradores se vería muy bien en una remera.

C: ¿Fue como una moda?

S: La verdad es: el punk era una moda. Estaba de moda hacer política. Estaba de moda estar en una banda punk. Nosotros fuimos los más grandes pioneros del planeta. Y cuando estuve arrestado por usar la remera, fue la cosa más cool que podía pasar.

C: ¿Siempre simplificás tanto las cosas? El punk fue y sigue siendo mucho más que algo que está de moda...

S: Lo fue, pero también yo estuve en Londres en los setentas y tuve que abandonar la escuela de arte. Por supuesto que no estaba con gente de derecha, sino que me mezclaba con gente de izquierda. Yo era un vago que quería tocar música para ganarse la vida. Si tocás música, necesitás poder cantar sobre algo. Y el tema estaba cerca y a mano, porque cualquiera de mis amigos vivía como podía en las calles.

C: Te hacías llamar Woody en aquellos días. ¿De dónde viene ese nombre?

S: Del cantante de folk y de canciones de protesta, Woody Guthrie. Él fue una gran influencia para mí. Leí su biografía "Bound For Glory" (Con Destino a la Gloria) cuando yo era niño. Así como Bob Dylan la leyó quince años antes que yo. Bob Geldof leyó ese libro también y de ahí sacó el nombre de su banda: "Boomtown Rats".

C: Entonces vino el punk, la música se hizo más dura y los eslóganes también.

S: Cualquier idiota que viniera a Londres se infectaba por el punk, que era la música del momento. La radicalidad del punk rock y sus consignas agresivas fueron capaces de obtener una forma artística, pero no política. No había nada detrás de él, pero muchos no lo han comprendido.

C: Sin embargo algunas de tus declaraciones fueron bastante irónicas y mordaces. En el video "Rock The Casbah" apareciste como un peleador enmascarado del PLO (Organización Para la Liberación de Palestina).

S: Eso fue realmente divertido. Grabamos el video en un desierto cerca de Austin, Texas. El clip muestra a un palestino haciendo dedo a un judío para ir a un concierto. La idea original era tener un equipo judío jugando fútbol contra un equipo árabe, pero lamentablemente eso hubiera sido muy costoso.

C: Hubo rumores que a mitad de los años setenta, habías asistido a un campo de entrenamiento del PLO junto con otros terroristas europeos...

S: Eso no es cierto. Es una completa basura. Primero de todo, teníamos mucho miedo. Y segundo, nunca supimos para quiénes peleaban todos aquellos. No teníamos la menor idea de cómo eran las cosas.

C: ¿Cómo podrías escribir la clase de canciones que escribiste sin saber lo que pasaba?

S: Básicamente, expresamos los sentimientos que había en el aire. Pero, tenés razón, en algún punto pensamos que con eso no era suficiente. Queríamos tener más sustancia en nuestra música. Y por eso salió “Sandinista”...

C: ¿...el legendario triple álbum, en el que renunciaron a las regalías para que fuera más barato en las tiendas?

S: Fue un álbum muy político y combativo, que nos hizo madurar.

C: ¿Por qué?

S: Bueno, recibimos un montón de correo del Partido Comunista de Inglaterra. Y de los socialistas, ¡Y no recuerdo cuantos otros más! Todos nos querían aprovechar para su propaganda.

C: ¿Y qué hicieron?

S: Al principio no entendíamos las cartas. Eran realmente confusas y quedamos totalmente desorientados. Así que las tiramos y no las respondimos. No teníamos interés en esas cosas.

C: Con ustedes podrían haber movilizado mucho.

S: No estoy seguro de eso. Además, la cosa de principios políticos le terminó costando mucho a la banda.

C: ¿Por qué?

S: Luego del cuarto álbum, "Combat Rock", nos quedamos sin aire. No habíamos dejado nada por decir. Nos quedamos sin canciones. Después de todo, éramos solamente una carga de poses.

C: ¿Pero The Clash era algo más que sólo una pose?

S: Sí, parecíamos ser importantes. Y eso era exactamente una pose. Al final sólo éramos una banda de Rock'n'Roll. Y el Rock'n'Roll es principalmente una pose asombrosa.

C: ¿Y lo das por terminado?

S: Oh no, para nada. Sigo tocando en vivo muchas canciones viejas. Si vas a cantar entonces necesitás algo que decir. Sigo creyendo eso. En retrospectiva, tiendo a hacer que las cosas parezcan peores de lo que realmente fueron. Fue una época brillante y lo amé todo.

C: ¿A qué altura está la música contracultural de hace veinte años con respecto de la de hoy?

S: No podés echarle la culpa a los músicos de hoy por eso. Era una situación diferente la que había en aquel entonces. Margaret Thatcher y Helmut Kohl no eran estrellas populares, eran los enemigos naturales de la cultura popular. Todo eso cambió ahora. Bill Clinton fue una masiva estrella popular, Gerhard Schroeder es otro y Tony Blair es el mayor de todos ellos. Hay una foto de él, que lo muestra luego de un fin de semana. En una mano lleva su portafolio, que tiene importantes documentos de trabajo y en la otra el estuche de su guitarra Fender Stratocaster. Este tipo toca la guitarra eléctrica y canta en una banda de rock, te hace pensar.

C: La política ha desaparecido casi completamente de la música popular. ¿Eso te molesta?

S: No. Las cosas más importantes del rock del momento están por fuera de la moda. Pero no importa, todavía hay algunas bandas, que continúan el legado. Asian Dub Foundation, por ejemplo, o Rage Against The Machine. Pero creo que se separaron.

C: ¿La lucha continúa?

S: Sólo ha comenzado. Sin actitud no sos nada.
Fuente | Fuente traducción

Comentarios